Los Elementales, de Michael McDowell

Bajo los susurros de un sol abrazador

Por Martín Chiavarino

Los Elementales, la cuarta novela del admirado y poco conocido en Argentina escritor y guionista norteamericano Michael McDowell, es una obra de terror gótico sureño publicada en mil novecientos ochenta y uno. Considerada la obra maestra de este autor de culto, la novela narra la historia de dos familias unidas por lazos matrimoniales y de amistad que se remontan varias generaciones en la ciudad de Mobile en el estado de Alabama. Ambas familias poseen tres casas victorianas que se yerguen espectralmente sobre la costa del golfo de Alabama en Beldame, una playa privada de gran valor y extrema belleza, paraíso atemporal, remoto y misterioso, rodeado por el murmullo del mar y el ruido de las olas. Apelando a la mejor tradición de novelas de casas encantadas, el guionista de films como Betlejuice (1988) o El Extraño Mundo de Jack (The Nightmare Before Christmas, 1993), ambas dirigidas por Tim Burton, así como de la adaptación del cuento de Ray Bradbury La Jarra (The Jar), que fue emitido en uno de los episodios de la serie televisiva Alfred Hitchcock Presents, construye una atmósfera atemorizante y atrapante de pesadumbre bajo el tórrido sol de Alabama.

 

Nacido en el sudeste de Alabama, Michael McDowell (1950-1999) fue un escritor de estilo elegante y minucioso, con descripciones precisas y escenas fantasmagóricas de gran potencia y pavor. En Los Elementales, McDowell despliega exquisitas y concisas descripciones sobre la relación entre el paisaje y el clima, proyecta postales del sur de Estados Unidos, construye personajes de gran carácter, espectros que acechan en una trama apasionante sobre tres casas acosadas por presencias que se aparecen para crear confusión y atraer a los protagonistas desde las dos casas habitables a la tercera, invadida por la arena e inhabitable. Tras la muerte de Marian Savage, la matriarca de la familia, su hijo Dauphin junto a su esposa Leigh y su familia deciden ir desde Mobile hasta Beldame a pasar parte de las vacaciones de verano en las ostentosas propiedades que han quedado varadas en el tiempo y anegadas en el espacio junto a la criada de la familia Savage, Odessa. En Beldame, lugar de la muerte de ambos padres de Dauphin y sitio de la desaparición de su hermano mayor, la hija del hermano de Leigh, India, que vive junto a su padre fotógrafo en Nueva York se obsesiona con los misterios de la tercera casa, burlándose del temor de su padre Luker y el resto de sus supersticiosos parientes, pero pronto descubre que allí algo sobrenatural habita en las paredes y la arena de la intempestiva mansión.

 

La tercera casa funciona como una metáfora de un gran reloj de arena atrapado en un tiempo circular, donde habitan los elementales, presencias malignas que pertenecen a los elementos de la naturaleza que habitan en un lugar donde el mar y la arena se funden como espejos cegadores producto del calor intenso y buscan engañar, atrapar y lastimar.

 

Dividida en un prólogo, un epilogo y treinta y tres capítulos separados en cuatro partes, Las Madres Savage, La Tercera Casa, Los Elementales y La Vista, la apasionante y espeluznante novela traza ejes narrativos alrededor de la relación que los personajes entablan con la tercera casa y la reciprocidad indeseada que la casa les ofrece a través de descripciones que se funden sutilmente con los diálogos. A medida que la novela avanza la casa va cobrando cada vez más vida y protagonismo, los sucesos inesperados se suceden acechantes y comienzan a reflejar la idiosincrasia del sur de Estados Unidos, los cambios culturales y las tradiciones arraigadas en la tierra y la arena a través del calor de un sol abrazador. Las nociones sobre lo sobrenatural, la magia, la nigromancia y el mundo de los muertos se mezclan con el miedo a lo desconocido, la curiosidad y el asombro en una obra tan extraordinaria como sorprendente, con personajes y presencias tan reales e interesantes como las casas que habitan.

 

Los Elementales fue editado en Argentina por La Bestia Equilátera, con una gran traducción de Teresa Arijón, la corrección de Cecilia Espósito y Paola Calabretta y la extraordinaria, hipnótica e intimidante ilustración original de tapa de M. S. Corley para Valancourt Books, que la editorial recupera para esta magnífica novela de terror de lectura obligatoria.

 

Los Elementales, de Michael McDowell, La Bestia Equilátera, 2017.