American Utopia, de David Byrne

Elogio de la distopía

Por Martín Chiavarino

Una pieza de piano de carácter infantil le da pie a la colorida voz de David Byrne a modo de apertura en el primer tema del undécimo disco de estudio de la carrera solista del líder de Talking Heads. American Utopia (2018), editado por Todo Mundo y NoneSuch Records a principios de marzo de este año, es un álbum de canciones unido por su crítica a las consecuencias culturales y sociales del capitalismo y el libre mercado sobre los ciudadanos de Estados Unidos, en una diatriba social muy fuerte sobre la precaria situación de su país. Casi todos los temas fueron compuestos por David Byrne y Brian Eno, salvo This Is That y Here, dos canciones compuestas junto a Daniel Lopatin, que graba bajo el nombre ficticio Oneohtrix Point Never.

 

En el primer tema, I Dance Like This, Byrne y Eno deconstruyen un tema de un piano pueril en el que el músico habla de la verdad como mercancía, la falta de oportunidades profesionales a partir de un hombre que deambula por la ciudad atormentado por un baile robótico a modo de espasmo muscular que no puede controlar, situación que irrumpe musicalmente a través de una programación electrónica salvaje en la que el personaje de la canción se convierte en una autómata que se pierde en su baile enajenado.

 

Gasoline and Dirty Sheets es una ecléctica canción de arreglos rimbombantes que comienza con un sitar y continúa con sampleos, armónicas y una percusión característica del estilo del músico norteamericano nacido en Escocia. Aquí Byrne analiza la cuestión de la exclusión social criticando las políticas que lo permitieron y las leyes del mercado que solo piensan en la ganancias sin ocuparse de lo que dejan afuera del mundo de lujo que construyen para unos pocos.

 

Every Day Is a Miracle es otro extraordinario y alborozado tema marcado por una percusión latina por detrás de la estruendosa voz de Byrne, que compara características de las personas con cualidades animales en un intento por exponer las contradicciones de la visión religiosa del mundo que busca siempre lo positivo ante los problemas económicos mientras las facturas impagas se acumulan.

 

En Dog’s Mind Byrne y Eno comparan a las personas con simpáticos perros ensimismados, distraídos y solazados ante la parodia de la política convertida en mercadotecnia. This Is That utiliza climas orientales y sintetizadores para realizar una operación en que la letra habla del ritmo de la música para preguntarse sobre la identidad y la frivolidad como característica esencial de la construcción de la personalidad, sin soslayar el carácter de objeto reemplazable de los sujetos del nuevo capitalismo tecno dependiente.

 

It’s Not Dark Up Here combina cumbia y melodías electrónicas típicas de los temas de Pedro Canale, que compone bajo el nombre Chancha Vía Circuito, para preguntarse por la relación entre el dinero, la religión y las nociones de libertad, buscando romper con la lógica de la razón instrumental para proponer otra forma de percepción del mundo y lo que nos rodea.

 

Bullet es una canción metafórica sobre el recorrido de una bala sobre el cuerpo humano en un camino emocional que analiza la permeabilidad del sujeto actual ante los sentimientos que pasan fútilmente como los objetos o los servicios que estos compran para desprenderse rápidamente. En Doing the Right Thing el músico narra el intento de seducción de un sujeto obsesionado con exhibir su éxito en un tema que estalla promediando la mitad con sintetizadores electrónicos desaforados.

 

Everybody’s Coming to My House es un tema alegre y bailable plagado de trucos de sonido cortesía de Eno con un narrador que invita a todo el mundo a una fiesta con un dejo melancólico y afligido de soledad lánguida que intenta apagar a través del ruido de la música y la proximidad con las personas. La soledad está expuesta a través de la imposibilidad de sentirse en la propia casa y sentir la vida como propia. Here, el décimo y último tema del disco, discurre sobre la percepción como una metáfora neuronal sobre la necesidad de conectarse con los individuos que nos rodean desde el amor.

 

David Byrne, ya a estas alturas un artista multifacético y un explorador de teorías y ritmos, regresa a la composición, tras seis años sin editar, con un disco breve, de poco más de treinta y siete minutos con diez temas de corta duración cargados de una gran potencia poética, definidos por su desgarradora voz y macerados en una sonoridad heteróclita que combina ritmos latinos y arreglos electrónicos en los que Brian Eno y Rodaidh McDonald se destacan como productores e instrumentistas de algunas de las mejores canciones de la carrera de Byrne.

 

American Utopia, de David Byrne (2018)

Tracks:

  1. I Dance Like This
  2. Gasoline and Dirty Sheets
  3. Every Day Is a Miracle
  4. Dog’s Mind
  5. This Is That
  6. It’s Not Dark Up Here
  7. Bullet
  8. Doing the Right Thing
  9. Everybody’s Coming to My House
  10. Here