De Parte de las Cosas- Proemios- Doce Pequeños Escritos, de Francis Ponge

Esbozos perpetuos

Por Martín Chiavarino

En la poesía del escritor francés Francis Ponge la palabra cobra corporalidad. Las nociones se transforman en apariencias y del hombre sólo queda su cuerpo desnudo ante la inmensidad de todo lo que lo rodea. Materialista visceral y poeta en prosa dolorosamente consciente de la dependencia del hombre del lenguaje para comprender los objetos y el mundo, Ponge regresó a los orígenes, a la descripción de las cosas, para crear unas de las poéticas más urgentes cuyo fin fue dilucidar la relación inasequible entre el lenguaje y el objeto.

 

En una edición bilingüe con traducción y prólogo de Silvio Mattoni, la editorial El Cuenco de Plata recupera los trabajos poéticos de Francis Ponge a través de la edición de tres de sus obras más importantes e influyentes en la literatura francesa del Siglo XX, De Parte de las Cosas (Le Parti Pris des Choses, 1942), Proemios (Proêmes, 1948) y Doce Pequeños Escritos (1926).

 

En De Parte de las Cosas Ponge expone a la palabra ante los elementos cotidianos en un ejercicio minucioso y delicado donde cada cosa se convierte en la parte de algo más grande, que a su vez es ingrediente de algo más profundo y sustancial. En esta descripción del corazón de las cosas que nos rodean Ponge realiza una metonimia en la que el hombre es el verdadero protagonista. Cada representación, cada retrato refiere al hombre en su desierto personal, en sus encrucijadas más profundas. Señalada como su mejor obra, De Parte de las Cosas es tal vez la más acabada expresión de su imperiosa necesidad por expresar la materialidad del mundo a partir del lenguaje. La materialidad de la palabra y del carácter de las cosas se retroalimentan en un proceso dialéctico que genera un nuevo organismo vivo, la literatura, la prosa poética, un museo de cosas recreadas, vivificadas, expandidas por la palabra, otorgándoles así a los objetos otro tipo de existencia, una materialidad precisa y no menos tangible. Las palabras se disuelven en signos, y estos se petrifican, se transforman, creando un estilo poético materialista que trastoca la percepción para ofrecer una nueva forma de asimilar el mundo.

 

En Proemios, una serie de poemas escritos antes y después de De Parte de las Cosas, Ponge utiliza la poesía para polemizar con el escritor y crítico literario Jean Paulhan y con el filósofo Albert Camus. Aquí el autor de La Rabia de la Expresión (La Rage de l’expression, 1952) defiende su postura de parte de las cosas a la vez que provee una clave de interpretación de su obra magna y una introducción o epílogo de una poesía que propone abandonar la preocupación ontológica que desvelaba a los existencialistas para hacer énfasis en la vida, en la descripción de los objetos como conciencia de la imposibilidad de descripción de esos mismos objetos, a la vez que hace hincapié en la necesidad de expresarlos, de dotarlos de una voz, de reformularlos, de correr el eje del sujeto hacia el objeto en un movimiento revolucionario y subversivo. Los proemios fueron para Ponge una introducción y un cierre de De Parte de las Cosas, un proceso de adentrarse en las cosas, una exposición de los vaivenes de las ideas que engendraron la obra.

 

Asiduo de los círculos surrealistas, militante comunista, miembro de la Resistencia Francesa durante la ocupación nazi y emblema del estilo de la revista de teoría y crítica literaria Tel Quel, fundada y dirigida por Philippe Sollers y Jean-Edern Hallier, Ponge remarcó la idea del hombre como un objeto incapaz de comprender acabadamente la propia idea de hombre, percibiendo al ser humano como objeto en lugar de como sujeto. Para Ponge escribir fue un proceso de rehacer, de recrear el objeto deshecho por su sumisión al sujeto, no de reproducir sino de producir en una operación fenomenológica poética.

 

Esta edición de De Parte de las Cosas- Proemios- Doce Pequeños Escritos (2017) de Francis Ponge forma parte de la colección Extraterritorial de El Cuenco de Plata. En el prólogo Mattoni analiza las tres obras traducidas que recupera para el lector argentino y señala la vocación de Ponge por dotar a los objetos de una expresión concisa, haciendo énfasis en el encuentro floreciente entre las ideas y las cosas para ofrecer una nueva traducción de una de las obras poéticas más retóricamente ancladas en la materialidad del lenguaje y del mundo que desesperadamente intentamos y necesitamos comprender y aprender a disfrutar.

 

De Parte de las Cosas- Proemios- Doce Pequeños Escritos, de Francis Ponge, El Cuenco de Plata, 2017.