19° BAFICI

Parte 12

Por Martín Chiavarino

Una Aventura Simple: Señales

COMPETENCIA INTERNACIONAL

 

El primer largometraje del realizador argentino Ignacio Ceroi es un film sobre la búsqueda obsesiva de un mito alrededor de una misteriosa comunidad que busca utilizar un sistema de comunicación a través de señales en base al sacudimiento de plantas, denominado “adkintuwe”, un método de comunicación mapuche mencionado por el escritor chileno Roberto Bolaño en su novela 2666.

 

Tras el descubrimiento de una extraña escultura de complexión humana pero con una pata de tortuga en una excavación arqueológica en las sierras de Tandil, Edgar emprende un viaje hacia la región amazónica peruana para buscar al Shapshico. El duende de la selva en cuestión se asemeja a un mito de la Amazonia, el Chullachaqui, un personaje que hace desaparecer a los viajeros perdidos que se cruzan con él.

 

La hija de Edgar, María se une a un grupo liderado por David, un ayudante de Edgar en las excavaciones, y decide ir detrás de los rastros de su padre hasta Perú, no sin antes entablar una relación muy cercana con uno de los miembros de esta banda, Ramiro, que siempre va acompañado de su amistoso y cariñoso perro, Simón.

 

Ceroi se las ingenia para demostrar que con una idea simple y una buena dirección se puede lograr una película ágil e inteligente con más ritmo que diálogos. A las buenas actuaciones de Ramiro Bailiarini y Camila Rabinovich se le suma una gran dirección de fotografía de Sofía Rodrigo, que se destaca por algunas escenas en la Amazonia peruana y un puñado de secuencias centradas en una Buenos Aires del futuro.

 

Una Aventura Simple (2017) es un film taciturno y lacónico, con pasajes circunspectos que son intervenidos por momentos musicales con canciones de algunas de las mejores bandas de la escena musical independiente local como Mi Amigo Invencible, Chico Laser y Las Edades, temas hermosos que dan cuenta de la delicadeza y la fuerza de las melodías de estos grupos que crecen por fuera del atraso cultural que imponen las discográficas multinacionales en Argentina. El resultado es un film tan sutil como certero que en poco más de una hora narra una historia que dejará al espectador perdido para siempre en la oscuridad de la selva.