19° BAFICI

Parte 8

Por Martín Chiavarino

Prank: Los bromistas

VANGUARDIA Y GÉNERO

 

Prank (2016) narra las peripecias de un grupo de adolescentes guasones de clase media que se filman realizando bromas pesadas en la vía pública. Cuando Stefie se suma al grupo la dinámica de Martin, Lea y Jean-Sé se enriquece y todos comienzan a realizar bromas cada vez más complejas y peligrosas que llevarán a que Stefie considere que la diversión se ha convertido en abuso. A esto se suma la posición ambigua de Lea, que se debate entre su relación amorosa con Martin, el líder, y su reciente amistad con Stefie, el adolescente dulce e inocente, que fantasea con ella.

 

El film de Vincent Biron se introduce así en los vaivenes de la compleja dinámica adolescente actual desarrollando la acción alrededor de los estímulos de la cultura de masas, con guiños a varios films populares de los ochenta como Depredador (Predator, 1987), Duro de Matar (Die Hard, 1988) y El Gran Dragón Blanco (Bloodsport, 1988). Entre broma y broma los chicos reflexionan sobre la necesidad de pensar, la importancia de las buenas historias y cuestiones típicas de la edad en un idilio divertido y ameno en el que el protagonista se descubre a sí mismo a través de la comprensión de su rol gregario.

 

La propuesta funciona como una cálida comedia de situaciones adolescentes sin demasiadas pretensiones, agregando las historias de las víctimas de las bromas como un aditamento que potencia las mofas a través de su contextualización. Prank utiliza así el mundo adolescente y sus problemas para ver qué ocurre cuando el tiempo libre y un espíritu jocoso y desenfadado se unen para buscar los límites sin encontrarlos, generando un corrimiento constante de los mismos que lleva a los protagonistas cada vez más hacia unos márgenes desprovistos de futuro.

 

Santoalla: El campo y la ciudad

VANGUARDIA Y GÉNERO

 

La ópera prima de los realizadores Andrew Becker y Daniel Mehrer intenta reconstruir un extraño caso significativo de la historia del norte de España en la región de Galicia. Una pareja holandesa, Martin y Margo Verfondern, emprende durante los años noventa un periplo por Europa para escapar de los condicionamientos sociales de las ciudades. Tras asentarse en Santa Eulalia, denominada por los habitantes gallegos como Santoalla, en un pueblo abandonado en el que habita un matrimonio con dos hijos ya adultos, la pareja holandesa comienza una serie de enfrentamientos con los moradores que decantan en una disputa legal sobre los derechos comunales que se resuelve a favor de los holandeses. Poco tiempo después Martin desaparece sin dejar rastro.

 

Santoalla (2016) realiza un trabajo de investigación y construcción narrativa maravilloso con los relatos de los protagonistas sobre la disputa y el material de noticieros. El caso policial le sirve al film para dar cuenta de las diferencias entre la nueva España abierta a Europa que busca generar puentes y espacio de convivencia como el del turismo rural, y la vieja España, aislada, hosca y tradicionalista.

 

El documental desnuda las contradicciones de ambas visiones a la vez que sigue los comportamientos y el desarrollo de una historia atrapante que revela los diferentes y complejos conflictos en el campo y la dureza de la vida rural, pero también abriendo las puertas a la belleza que esta vida ofrece y las satisfacciones que da. Becker y Mehrer crean una historia tan ágil como interesante que logra mezclar las cuestiones sociales con el caso policial y el retrato personal, dejando en claro que siempre es necesario buscar la luz en medio de la oscuridad.