Diario Cinéfilo #002

Películas en formato random

Por Enrique D. Fernández

Boyhood (2014):

 

En Boyhood (2014) la ambición de Richard Linklater por capturar la cotidianidad de su generación finalmente se complementa con este pretencioso coming of age construido mientras acompañaba el crecimiento de sus protagonistas. En esta oportunidad Linklater se pone introspectivo con las constantes migraciones de una familia sureña por diferentes hogares del estado de Texas, siguiendo las conductas de Mason (el hijo menor que interpreta Ellar Coltrane) y un entorno conformado por los consejos de su padre (un Ethan Hawke poco responsable que se convierte en referente) y el sacrificio de su madre (una Patricia Arquette colapsada por el abandono de sus parejas).

 

La narrativa de Boyhood demuestra que las tempranas inquietudes de Linklater sobre el imaginario adolescente se mantienen presentes, continuando con el itinerario independiente de principio de los noventa que incluye a las consagradas Dazed and Confused (1993) y Before Sunrise (1995). Tanto el entorno de la infancia como el despertar de la pubertad presenciados por Mason son alumbrados por una banda sonora enorme y documentos puntuales (el trasfondo político y los fenómenos culturales) para transmitir un panorama de las instancias retratadas. Boyhood comprende un trabajo sumamente minucioso sin descuidar su capacidad para conmover.

 

Boyhood (Estados Unidos, 2014)

Dirección y Guión: Richard Linklater. Elenco: Ellar Coltrane, Patricia Arquette, Ethan Hawke, Elijah Smith, Lorelei Linklater, Steven Chester Prince, Libby Villari, Marco Perella, Jamie Howard, Andrew Villarreal. Producción: Richard Linklater, Jonathan Sehring, John Sloss y Cathleen Sutherland. Duración: 165 minutos.

 

 

Funny Games (1997):

 

En la tan discutida como aclamada Funny Games (1997) el austríaco Michael Haneke aumentaba las controversias de sus manifestaciones, mientras nos sometemos al divertimento retorcido de unos desconocidos que interfieren con el bienestar de una familia acomodada durante sus vacaciones. Desafiando el conformismo que dominaba las pantallas durante los noventa, en esta oportunidad presenciamos un tratamiento del desarrollo que transgrede las normativas del mainstream (desobedece cualquier movimiento predecible de los antagonistas mientras rompen la cuarta pared), atentando contra la seguridad de los personajes implicados.

 

Con Funny Games Haneke finalmente se convierte en un cineasta despiadado, tanto desde el ambiente pesimista que contamina a los protagonistas, como en la violencia de las secuencias insertadas para provocar al espectador tradicional. Al igual que en las turbulentas Benny’s Video (1992) y The Piano Teacher (2001), el realizador interviene en el prototipo de moralismo conservador para desafiarnos al hacernos participar en el programa de torturas que presentan los verdugos Peter y Paul. Diez años después de su estreno, Haneke volvería a filmarla respetando determinadas instancias de su argumento, aunque trasladando el escenario de Austria a Estados Unidos, para acercarse a la audiencia republicana.

 

Funny Games (Austria, 1997)

Dirección y Guión: Michael Haneke. Elenco: Ulrich Mühe, Susanne Lothar, Arno Frisch, Frank Giering, Stefan Clapczynski, Doris Kunstmann, Christoph Bantzer, Wolfgang Glück, Susanne Meneghel, Monika Zallinger. Producción: Veit Heiduschka. Duración: 108 minutos.

 

 

¡Three Amigos! (1986):

 

Mientras el nacimiento de Saturday Night Live durante la segunda mitad de los setenta encontraba un semillero de comediantes que reinventaba la televisión americana, John Landis propagaba su intelecto en producciones incorrectas asociadas a las caricaturas anarquistas de Joe Dante y las parodias corrosivas de Jim Abrahams junto a los hermanos David y Jerry Zucker. Con el correr de la década siguiente, Landis se consagraba con The Blues Brothers (1980), An American Werewolf in London (1981) y Trading Places (1983), aunque este período también encontraba altibajos comerciales como la menospreciada ¡Three Amigos! (1986).

 

Acá el siempre irreverente de Landis homenajea a Los Tres Chiflados (The Three Stooges) con un western surrealista que incluye desde espadachines invisibles hasta alemanes vestidos como Buster Keaton, para reivindicar diferentes conceptos del género. Aquí tenemos a Steve Martin, Chevy Chase y Martin Short como un trío de estrellas del cine mudo que son confundidos por sus álter egos artísticos y contratados por la gente de Santo Poco, un diminuto pueblito mexicano, para que espanten a una banda de forajidos liderados por El Guapo (aplausos para Alfonso Arau). Con ¡Three Amigos! Landis va tejiendo una aventura refrescante, con varios mecanismos del slapstick y la comicidad burlesca.

 

¡Three Amigos! (Estados Unidos, 1986)

Dirección: John Landis. Guión: Steve Martin, Lorne Michaels y Randy Newman. Elenco: Steve Martin, Chevy Chase, Martin Short, Alfonso Arau, Tony Plana, Patrice Martínez, Jorge Cervera, Kai Wulff, Abel Franco, Fred Asparagus. Producción: Lorne Michaels y George Folsey. Duración: 104 minutos.