5to Festival de Cine Polaco

Polonia en Buenos Aires

Por Martín Chiavarino

A pesar del ataque del gobierno argentino a todos los ámbitos de la cultura y del intento de sumir al país en el caos para aprovecharse económicamente de la crisis, el Festival de Cine Polaco está de regreso y contará con doce películas entre las que se destacan El Rastro (Potok, 2017), de Agnieszka Holland en colaboración con su hija Kasia Adamik, Cold War (2018), de Pawel Pawlikowski, El Mejor (Najlepszy, 2017), de Lukasz Palkowski, La Última Familia (Ostatnia Rodzina, 2016), de Jan Matuszynski, Volinia (Wolyn, 2016), de Wojciech Smarzowski, Noche de Paz (Cicha Noc, 2017), de Piotr Domalewski, Todas esas Noches sin Dormir (Wszytskie Nieprzespane Noce, 2016), de Michal Marczak, y los documentales de la Wajda School de Varsovia: Dos Islas (2017), de Adriana Castellanos, El Secreto Árabe (Arabski Sekret, 2017), de Julia Groszek, Corredores (Biegacze, 2017), de Lukasz Borowski, el cortometraje documental Joanna (2013), de Aneta Kopacz y Diario de un Observador (Dziennik Obserwatora, 2017), de Jaroslaw Migon, el único documental realizado por fuera de la prestigiosa escuela de cine polaca. Kopacz será la invitada especial y participará de las proyecciones de su película. El festival tendrá lugar en el mítico cine Cosmos UBA de la Ciudad de Buenos Aires, en Av. Corrientes 2046, del 4 al 10 de Octubre de 2018.

 

El Rastro (Pokot, 2017): Disparos furtivos

 

Basado en la reconocida novela de Olga Tokarczuk, Sobre los huesos de los muertos (Prowadź swój pług przez kości umarłych, 2009) o Ara a través de los huesos de los difuntos, según la traducción, El Rastro (Potok, 2017) es el último film de Agnieszka Holland, la responsable de In Darkness (2011), codirigido junto a su hija Kasia Adamik.

 

La historia narra la lucha contra la caza furtiva de Janina Duszejko (Agnieszka Mandat), una ingeniera de caminos jubilada que enseña inglés a niños pequeños en una escuela, aficionada a la astrología, embelesada por la poesía lúgubre de William Blake, que defiende los derechos de los animales en el valle de Kłodzko, una región muy bella disputada históricamente de la Baja Silesia, situada actualmente al suroeste de Polonia. La acción transcurre en los primeros años de la entrada de Polonia en la Unión Europea y comienza con la desaparición de los perros de Janina en el bosque en una región donde la caza está permitida. Tras la desaparición de las dos border collies, Janina comienza una quimera contra los cazadores, la policía, la Iglesia, y prácticamente contra todo el pueblo involucrado de alguna manera con el maltrato animal mientras varios de los cazadores aparecen muertos en circunstancias sospechosas.

 

El Rastro es un policial negro que combina suspenso, terror y un relato de espíritu ecologista en boga en Europa. El guion fue escrito por la directora junto a la autora del libro Olga Tokarczuk, que acaba de ganar el prestigioso premio Booker por su última obra, Vuelos. El relato propone una confrontación entre las instituciones sociales, las costumbres y las leyes representadas por la mayoría de los habitantes del pueblo y el personaje de Janina que reúne a un grupo heterogéneo, y típicamente outsider, a su alrededor. De esta forma se traza una división entre dos formas de relacionarse con la naturaleza, la instrumental y cruel de parte de los cazadores y la empática para con la suerte de los animales de Janina y sus amigos, el joven informática Dyzio (Jakub Gierszal), la joven vendedora Dobra (Patricia Volny), su vecino Matoga (Wiktor Zborowski) y un entomólogo de paso, Boros (Miroslav Krobot).

 

Entre discusiones sobre evolucionismo, biologismo, ética, moral, compasión y ecologismo la trama presenta una historia sumamente interesante en la que a través de la noción de libertad y de la necesidad de convivir sin violentar la naturaleza se propone un cambio radical en la relación del hombre con el hábitat y consigo mismo.

 

Con gran maestría Holland y Adamik construyen un opus de gran complejidad, sorteando los distintos géneros y enfrentando entre sí en el relato las formas de vida contrapuestas, los hábitos arraigados, el fanatismo, la violencia, la desidia y la corrupción, la indignación y la batalla por la educación de las nuevas generaciones.

 

Aunque el film se extiende demasiado de forma innecesaria con muchas redundancias y una resolución poco convincente y hasta absurda que funciona en la novela pero no en la película la narración logra atrapar al espectador, incluso a pesar de una repetición prolongada de las interpelaciones subidas de tono y al borde de un ataque de nervios de la protagonista, que por supuesto todos sus interlocutores ignoran.

 

La dirección de fotografía de Jolanta Dylewska y Rafal Paradowski es excelente con decisiones arriesgadas que profundizan en la idea de la barbarie de la cacería furtiva y sus ramificaciones en la vida cotidiana. La música de guitarras distorsionadas y furibundas de Antoni Lazarkiewicz aporta al conjunto de la obra un clima de gran tensión respecto de la acción que se desarrolla alrededor de los misteriosos asesinatos.

 

El Rastro emite una señal de gran fuerza en contra del maltrato animal, el consecuente maltrato humano y la soberbia de las personas que no saben escuchar y solo buscan imponer su voluntad, pero no combina demasiado bien la pasión por la astrología de la protagonista, su interés por la poesía de William Blake y su alegría al disfrutar de la compañía de los animales y su congoja y desesperación ante las cacerías, que pareen ir por carriles distintos. Lo que funciona a la perfección en la novela es reproducido en el film demasiado literalmente a costa de la coherencia y la profundización en lo esencial, lo que a postre afecta la narración pero no opacando del todo una obra dialéctica de gran belleza, escenas extraordinarias, buena música, gran fotografía y excelentes actuaciones bajo una dirección muy certera.

 

El Rastro (Pokot, Polonia/ Alemania/ República Checa/ Suecia/ Eslovaquia/ Francia, 2017)

Dirección: Agnieszka Holland y Kasia Adamik. Guión: Agnieszka Holland y Olga Tokarczuk. Elenco: Agnieszka Mandat, Wiktor Zborowski, Jakub Gierszal, Patricia Volny, Miroslav Krobot, Borys Szyc, Tomasz Kot, Andrzej Grabowski, Katarzyna Herman, Marcin Bosak. Producción: Krzysztof Zanussi y Janusz Wachala. Duración: 128 minutos.

Puntaje: 7