Nieve Negra

Secreto en la montaña

Por Martín Chiavarino

El director Martín Hodara fue durante varios años asistente de Fabián Bielinsky (Nueve Reinas, 2000) y codirigió junto a Ricardo Darín la ópera prima de ambos como realizadores, La Señal (2007) En Nieve Negra (2017), su segundo film, Hodara regresa como director y guionista junto a Leonel D’Agostino en un thriller sobre los rencores fraternos y los secretos que las familias guardan bien escondidos en el fondo de sus placares o en sus cabañas de las montañas.

 

La muerte accidental de Juan (Iván Luengo), el hijo menor de la familia, durante una cacería varios años atrás, marca la vida de Salvador (Ricardo Darín), el hermano mayor. Al enterarse de la tragedia, el severo padre condena al hijo a mantener una vida ermitaña en la cabaña familiar, aislado en medio de las anegadas montañas patagónicas y apartado de sus hermanos.

 

Casi treinta años después, Marcos (Leonardo Sbaraglia), el hermano menor de Salvador, regresa de España junto a su novia embarazada, Laura (Laia Costa), tras varios años fuera del país alejado de su familia, para participar del funeral de su padre -recientemente fallecido- y para concretar la venta de los terrenos que posee la familia en la Patagonia a una empresa minera que desea explotar la zona. El facilitador del negocio, Sepia (Federico Luppi), es un anciano manco socio del padre del joven que lo insta a visitar a sus hermanos para convencerlos de vender su parte de la propiedad. Mientras que su hermana está internada en un instituto psiquiátrico, su hermano mayor continúa viviendo en las montañas sin contacto con el mundo.

 

A través de flashbacks que narran lo acontecido en el día de la muerte de Juan, la película va construyendo con retazos el secreto que la familia oculta y que la ha carcomido a lo largo de los años. Cuando Marcos se encuentra con Salvador, la tensión comienza a sentirse y la venta parece cada vez menos posible. El film se centra en la relación entre los hermanos, destacándose la labor de Darín y Sbaraglia. Los personajes de Laia Costa y Federico Luppi funcionan como los disyuntores de esta relación imposible entre hermanos destinados a enfrentarse por el terrible legado del arcano consanguíneo.

 

La fotografía de Arnau Valls Colomer es extraordinaria, en especial sus planos de las montañas patagónicas y las escenas alrededor de la tormenta de nieve. A pesar de esto la historia no logra plantear un verdadero conflicto a través del guión. Los diálogos suplen la falta de una trama compleja y la historia sigue su previsible curso.

 

De todos modos, Nieve Negra funciona como una buena combinación de drama familiar y thriller en la que los personajes son puestos a prueba y las apariencias engañan. En este sentido, Hodara construye muy bien las relaciones entre los intérpretes y una trama que añade detalles a una historia escabrosa de la que los protagonistas no pueden escapar. A medida que la propuesta transcurre, las claves para entender el drama se develan y la historia va desentrañando el secreto escondido en algún lugar de la montaña.

 

Nieve Negra (Argentina/ España, 2017)

Dirección: Martín Hodara. Guión: Martín Hodara y Leonel D’Agostino. Elenco: Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia, Dolores Fonzi, Federico Luppi, Laia Costa, Iván Luengo, Liah O’Prey, Mikel Iglesias, Biel Montoro, Andrés Herrera. Producción: Adolfo Blanco, Pablo Bossi y María Luisa Gutiérrez. Distribuidora: Buena Vista. Duración: 91 minutos.

Puntaje: 6