El Baile de los 41

Tertulias aristocráticas

Por Martín Chiavarino

El Baile de los 41 (2020), el último y mejor film del realizador mexicano David Pablos, reconstruye el episodio más resonante de la prensa sensacionalista y homofóbica en México de principios del Siglo XX, acontecido en el año 1901 durante el Porfiriato en una fiesta homosexual en pleno centro de la Ciudad de México organizada por un grupo de aristócratas.

 

El tercer film de David Pablos sigue los pasos de Ignacio de la Torre y Mier (Alfonso Herrera), un joven político en ascenso nombrado diputado por el propio Porfirio Díaz (Fernando Becerril), en uno de sus innumerables actos de nepotismo, tras su compromiso con Amada Díaz (Mabel Cadena), la hija predilecta del Presidente de los Estados Unidos Mexicanos derrocado en 1911 por la Revolución. Antes del casamiento ya Porfirio Díaz le advierte a Ignacio de la Torre que todo lo que tiene y tendrá puede ser quitado y que lo único que se requiere de él es la felicidad de su hija, precisamente la única cuestión que Ignacio de la Torre no puede cumplir debido a su orientación sexual. En una de las tantas noches en que se queda trabajando hasta tarde el político conoce a Evaristo Rivas (Emiliano Zurita), un asistente del senado, del que se enamora y que es introducido como el miembro número cuarenta y dos en las tertulias organizadas por Felipe (Álvaro Guerrero), un aristócrata mexicano que junto con otros hidalgos hombres han fundado un selecto club homosexual que todos los años celebra un baile en el que la mitad de los varones se maquilla y usa vestidos. A la vez que la relación entre Amada e Ignacio se deteriora debido al desinterés del hombre por mantener las apariencias, la relación de Ignacio y Evaristo se profundiza pero los esbirros de Porfirio Díaz comienzan a seguir a Ignacio para intentar impedir sus aventuras, que generan habladurías y atentan contra la carrera de Ignacio y sus pretensiones de presentarse como candidato a Gobernador del Estado de México en las próximas elecciones.

 

En El Baile de los 41, Pablos logra una excelente recreación del clima de época, especialmente la arrogancia de la aristocracia mexicana y el control que Porfirio Díaz ejercía sobre la vida política vernácula y sobre sus allegados más cercanos así como las disputas en el seno de los hacendados y de la hegemonía de Díaz. El responsable de Las Elegidas (2015) realiza también una buena labor en la escenificación de la liberación que representaba para los personajes la posibilidad de sacarse la careta durante al menos unas horas junto al resto de los integrantes del selecto club, desembarazándose de las inhibiciones morales que finalmente serían su talón de Aquiles tras la exposición de sus prácticas sexuales por parte de la prensa sensacionalista, ávida de presentarse como adalid de la moral.

 

Una de las cuestiones más importantes del film es la reconstrucción de las consecuencias del arresto de los cuarenta y dos hombres y el ocultamiento de la participación de Ignacio de la Torre en la tertulia a pesar del escándalo mediático que se desata. Tras el escarnio público la mayoría de los varones logra escapar a las represalias jurídicas y tan solo diecinueve, que no logran comprar su libertad con dinero o influencias, son enviados a trabajos forzados a la región de Yucatán, en una de las demostraciones más cabales del nepotismo y el clasismo de una época recodada con amargura, ya que el Porfiriato, que había logrado en un principio una estabilidad en la fluctuante política mexicana, ya ofrecía a principios del Siglo XX claros signos de que el capitalismo combinado con una semi esclavitud y la represión política generalizada estaba conduciendo al país a un estado de rebelión que finalmente produciría la caída de Porfirio Díaz y de su oprobioso régimen dictatorial.

 

Con un excelente guión de Monika Revilla, también productora ejecutiva del film, El Baile de los 41 se adentra en una historia clandestina expuesta a la luz por la homofobia imperante en la época para dar cuenta de un acontecimiento hoy considerado como estandarte de la lucha contra la discriminación, pero también como una exposición de la injusticia y el nepotismo de una clase social que siempre se salva y deja caer en la desgracia a los que no comparten sus títulos y propiedades.

 

El Baile de los 41 (México/ Brasil, 2020)

Dirección: David Pablos. Guión: Monika Revilla. Elenco: Alfonso Herrera, Emiliano Zurita, Mabel Cadena, Fernando Becerril, Rodrigo Virago, Fernanda Echevarría, Sergio Solís, Álvaro Guerrero, Roberto Duarte, Abraham Juárez. Producción: Arturo Sampson, Marta Núñez Puerto y Pablo Cruz. Duración: 99 minutos.

Puntaje: 7