El Mago, de César Aira

Un universo desgarrado

Por Martín Chiavarino

En El Mago, César Aira construye una narración que juega a través de la magia con la fantasía y la realidad, rompiendo la cortina de esta última para dejar que lo imprevisto atraviese e impregne el relato. Hans Chans es un mago de verdad, no un prestidigitador, tampoco un ilusionista, menos aún un experto del entretenimiento. Tiene la capacidad de intervenir la realidad, pero ha ocultado sus poderes bajo un velo de mago mediocre que realiza viejos trucos poco originales y conocidos que no impresionan a nadie, pero un día decide revelar su poder en forma de espectáculo y para ello acude ilusionado -aunque sin demasiadas ideas- a un congreso de magia en la ciudad de Panamá con la intención de deslumbrar a sus colegas y convertirse en el mejor mago del mundo gracias a su increíble habilidad de alterar las leyes de la física.

 

En Panamá el mago no encuentra inspiración para su repertorio, que debe ser espectacular, y comienza a recorrer la ciudad con un ayudante del organizador del congreso, Pedro Susano, un panameño que puede ser un admirador de Chans o un producto de su imaginación. En su deambular el mago descubre algunas características de la capital del país centroamericano como por ejemplo su carácter de paraíso fiscal relacionado con la especulación financiera, lo que dispara una relación posible entre la inversión y la magia como cualidades similares que buscan generar un efecto de asombro y desconcierto a través de la creación de una realidad inmaterial que se transforma -mediante la ilusión- en realidad. Así el mago descubre las torres que los bancos levantan, joyas arquitectónicas sin una función ni objetivo, ya que no tienen empleados ni los necesitan, un zoológico alejado de la ciudad para evitar la especulación inmobiliaria producto de los mismos artilugios financieros y un pequeño canal de Panamá que funciona como pileta y sauna, en un camino que busca evitar los lugares comunes del turista pero los termina reproduciendo generando experiencias de diversa índole en las que no encuentra ideas innovadoras para su presentación.

 

En la novela la realidad es puesta en cuestión a cada momento en un juego entre la percepción del mago, sus habilidades y la realidad. ¿Es en realidad un hombre con poderes mágicos o es parte de su imaginación? ¿Es un ilusionista reconocido que cree ser un mago que esconde sus poderes o un esquizofrénico que cree tener habilidades sobrenaturales? Estas son algunas preguntas que la obra de Aira hace surgir durante la narración sin dar nunca respuesta, resguardándose de que los interrogantes queden siempre a la deriva en una historia breve de extraordinarios giros inesperados.

 

El dispositivo narrativo mágico le permite a Aira adentrarse en la fantasía para finalmente caer en la magia de la literatura vía una mirada sardónica y divertida sobre el rol del escritor y la industria editorial en Latinoamérica. Así el escritor puede reflexionar aquí sobre la inmutabilidad de la novedad, el carácter reiterativo de los cambios que nunca son tales, la recurrencia del eterno retorno, la relación imposible entre fantasía, ficción y realidad que la literatura permite, las posibilidades del lenguaje y la distancia entre lo enunciado y el mensaje real cargado de significados ocultos que cada intento de comunicación conlleva y denota.

 

Con pasajes de gran imaginación, como por ejemplo un conjunto de elementos de cuidado personal discutiendo sobre la necesidad de la literatura disidente como rebelión y resistencia en un Estado totalitario, ensoñaciones imaginarias producto de un estado de vigilia introspectivo en un paseo y la contemplación de una idiosincrasia ajena, El Mago logra crear una maravillosa obra sobre los intersticios entre la realidad y la ficción, las paradojas que la imaginación genera y las posibilidades de la literatura para transformar la cotidianeidad a través de las ilusiones, y precisamente, de la magia, haciendo confluir géneros disimiles bajo el inconfundible estilo de escritura automática que marca y define la prolífica carrera literaria del escritor argentino.

 

Publicada originalmente en el año 2002 por la editorial Mondadori, la agotada y aclamada novela de Aira se reedita nuevamente en la sección de Literatura de Penguin Random House para recuperar una novela sorprendente y divertida, con inesperados giros, recurrencias y semejanzas que gira alrededor de una de las obras más emblemáticas del autor, El Congreso de Literatura, también reeditada por la editorial.

 

El Mago, de César Aira, Penguin Random House, 2017.