Analítica de la Crueldad, de Gonzalo Aguirre

Una constelación precisa

Por Martín Chiavarino

Analítica de la Crueldad no es un libro de filosofía sino más bien una exploración conceptual concisa y precisa sobre la crueldad como eje geológico de la naturaleza humana y de las fuerzas que la componen, siguiendo el espíritu filosófico de la Ética de Baruch Spinoza y de la Genealogía de la Moral de Friedrich Nietzsche. No casualmente este texto se encuentra editado dentro de la colección Incandescencias de la editorial Hekht, encontrando en el fulgor de la crueldad el alimento mineral para el anidamiento del intempestivo concepto analizado.

 

El autor, Gonzalo Aguirre, miembro fundador del Grupo de Pensamiento Experimental Soy Cuyano, realiza aquí una división del concepto de crueldad en cinco instancias y pliegues en los que analiza la crueldad como composición de fuerzas, institucionalización, espiritualización, interiorización, exceso, enigma y solución; así, fisonomías, posibilidades, intensidades de la crueldad son las que el autor despliega para dar cuenta de los movimientos que hacen vibrar la crueldad en su carácter de resistencia inducativa o ineducada.

 

El texto de Aguirre remite subrepticia y singularmente, sin nombrarlo ni conjurarlo, a la Programatta Inducativa Nuova, un profundo texto precisamente del Grupo de Pensamiento Experimental Soy Cuyano, sobre la alteración y metamorfosis de los conceptos de educación, sabiduría y de enseñanza a través de un proceso de transfiguración de los valores de carácter nietzscheano. Este texto que funciona como manifiesto, experiencia compartida de escritura y lectura en tanto performance a la distancia, tiene ciertos puntos de correlación con la Analítica de la Crueldad, resabio de la tesina de maestría de Aguirre transformado en constelación editorial.

 

Con un extraordinario prólogo de Miguel Morey, Catedrático Emérito de Filosofía de la Universidad de Barcelona especializado en la filosofía francesa contemporánea de corte nietzscheano, traductor y autor de obras como Deseo de Ser Piel Roja (1994) o El Hombre como Argumento (1987), que funciona como invitación a la lectura en tanto apertura hacia un espacio insondable y abismal, el texto crea sentencias, ofrece posibles genealogías pensadas como geologías deudoras de la Genealogía de la Moral de Friedrich Nietzsche y de los epígonos de su obra, como el filósofo italiano Giorgio Colli.

 

En tiempos aciagos de una razón instrumental llevada hasta la precariedad del propio concepto, Analítica de la Crueldad se erige como un libro político, sin funcionar de forma aleccionadora como Las Cuatro Etapas de la Crueldad (The Four Stages of Cruelty) del artista e ilustrador, grabador y pintor inglés William Hogarth, pero sí de forma ética, el texto busca encontrar en la crueldad el artificio que Antonin Artaud había propuesto en el Teatro de la Crueldad. Así, crueldad es a este texto lo que el poder a los textos foucoultianos, un arcano que surca peligrosamente el firmamento incomprendido, buscando las valencias que le permitan escapar al simulacro o al menos participar del espectáculo de las crueldades.

 

Analítica de la Crueldad, de Gonzalo Aguirre, Editorial Hekht Libros, 2017.